Cómo aumentar la resistencia a la corrosión de piezas mecánicas

19 / 06 / 2018

La preocupación por la corrosión de piezas de cualquier tipo es habitual en el día a día de casi todas las industrias. El deterioro producido por las condiciones ambientales, factores externos. etc. conlleva la disminución de la calidad de las piezas y, en consecuencia, la falta de seguridad.

Para conseguir aumentar la resistencia a la corrosión de las piezas de acero es recomendable aplicar un tratamiento térmico llamado nitruración. El proceso de nitruración consiste en añadir nitrógeno a la composición de la pieza mientras éste es calentado. De esta manera, conseguimos aumentar la dureza superficial de las piezas y mejorar también su resistencia a la corrosión y a la fatiga.

En MIG queremos que el resultado final sea óptimo por lo que aplicamos además una tratamiento de post-oxidación que logra una mayor resistencia a la corrosión y al desgaste.

Este tratamiento es muy efectivo y los beneficios son notables. Si las condiciones a las que se va a exponer una pieza de acero pueden provocar corrosión, recomendamos aplicar siempre el tratamiento de nitruración y aumentar su dureza, minimizar su deformación y  potenciar  su resistencia al desgaste y abrasión.

No dudes en exponernos tu caso, estudiaremos qué tratamiento térmico es el ideal para tus piezas.